La Oferta Pública Inicial (OPI) de Saudi Aramco ha atraído aproximadamente 73,000 millones de riales saudíes (unos 19,470 millones de dólares) en órdenes institucionales y minoristas hasta el momento, refirió el jueves Samba Financial Group de Arabia Saudita.

Unos 1.8 millones de suscriptores minoristas han inyectado más de 14,000 millones de riales a la OPI hasta el momento, agregó Samba, uno de los bancos que gestiona el acuerdo.

Las suscripciones institucionales equivalen a 58,400 millones de riales y 1.820 millones de acciones suscritas.

Reuters comunicó que el tramo institucional de la OPI estaba suscrito en exceso, pero estimaciones preliminares no muestran que sea así.

Aramco planea vender 1.5% de la compañía —cerca de 3,000 millones de acciones— a un precio en un rango de 30 a 32 riales, lo que valoraría la OPI en hasta 96,000 millones de riales y daría a la compañía un potencial valor de mercado de entre 1.6 y 1.7 billones de dólares.

Representantes de la petrolera estatal planean reuniones con inversionistas en Dubai la próxima semana, para la que se espera que sea la mayor venta de acciones del mundo, han expresado fuentes.

Aramco espera que al menos un tercio de la venta sea cubierta por inversionistas minoristas, que tienen hasta el 28 de noviembre para firmar la OPI.

Los inversionistas institucionales pueden suscribirse hasta el 4 de diciembre.

Aramco inició el proceso de venta el 3 de noviembre, después de una serie de intentos fallidos. El acuerdo es clave para los planes del príncipe heredero, Mohammed bin Salman, de recaudar miles de millones de dólares para invertir en industrias no petroleras, crear empleos y diversificar la economía del mayor exportador de crudo del mundo.

Hacen a un lado a bancos

Los bancos globales que asesoran sobre la salida a Bolsa de Saudi Aramco han sido marginados en la etapa final del proceso, ya que el reino recurre a los corredores locales para vender acciones de la compañía a inversionistas nacionales.

Bancos internacionales, incluidos JPMorgan Chase y Morgan Stanley, pasaron años asegurando su papel en la OPI.

Pero la información compartida esta semana con los 25 bancos sobre la salida a la Bolsa de Riad de Saudi Aramco mostró que sólo tres de los nueve coordinadores globales elegidos para liderar el acuerdo, HSBC, NCB Capital de Arabia Saudita y Samba Capital, realmente supervisarán a todos los inversionistas.

El acuerdo refleja la decisión de Aramco de reducir la oferta planificada y centrar el acuerdo en los inversionistas locales y del golfo después de que los administradores de fondos extranjeros se opusieran a las expectativas de valoración del reino.

Los coordinadores mundiales, incluidos Bank of America, Citigroup, Credit Suisse, JPMorgan, Goldman Sachs y Morgan Stanley, ahora enviarán sus órdenes de compra a HSBC. NCB y Samba compilarán las órdenes enviadas a los bancos regionales.