La OPEP no está apurada por decidir si necesita aumentar la producción de petróleo para compensar por un esperado declive en las exportaciones de Irán tras la imposición de nuevas sanciones estadounidenses, dijeron tres fuentes cercanas al tema, que aclararon que cualquier pérdida de suministro tomará tiempo.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) alcanzó un acuerdo con Rusia y otros productores para reducir los suministros que ha ayudado a reducir el exceso global de oferta e impulsado los precios del petróleo hasta su mayor nivel desde el 2014.

Funcionarios están evaluando si un descenso en las exportaciones iraníes y un declive en los suministros de otros miembros de la OPEP, como Venezuela, exigirá un ajuste en el acuerdo sobre recortes de bombeo que estará vigente hasta fines del 2018.

Los ministros del cártel se reunirán en junio para discutir su política de producción.

Las sanciones estadounidenses contra Irán atravesarán un periodo de seis meses en el que los importadores deben empezar a disminuir sus compras de crudo iraní, lo que implica que cualquier pérdida en el suministro global no será percibida de inmediato en el mercado.

“Creemos que tenemos 180 días de cualquier impacto en el mercado”, dijo una fuente de la OPEP cuando fue consultado sobre los planes del cártel.

Una segunda fuente de la OPEP dijo que, si bien se estaba evaluando la necesidad de más suministros, lo mejor que podía hacer el grupo era esperar y seguir monitorizando la situación.

Los precios del petróleo alcanzaron los 78 dólares el barril el jueves, un máximo no visto desde noviembre del 2014, dos días después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, decidió retirar a su país del acuerdo internacional con Irán, lo que implica que la República islámica enfrentará de nuevo sanciones de Washington.

Irán, que bombea alrededor de 4% del petróleo del mundo, exporta alrededor de 450,000 barriles por día (bpd) a Europa y alrededor de 1.8 millones de bpd a Asia. Las ventas a Europa probablemente sufrirán las caídas más pronunciadas por las sanciones, de acuerdo con analistas.

“Es demasiado pronto para saber el impacto ahora”, dijo una tercera fuente de la OPEP. “Necesitamos esperar y ver qué es lo que China puede hacer, lo que Japón hará. No sabemos quién comprará petróleo iraní y quién se pondrá de parte de Trump”, sostuvo.

Brent del mar del Norte, cerca de los 78 dólares por barril

Los precios del crudo terminaron la sesión del jueves al alza, poque los inversionistas evaluaron una posible interrupción de los flujos de petróleo de Irán, un importante exportador, de cara a las sanciones de Estados Unidos.

El mercado enfrentó preocupaciones sobre la disminución del bombeo de Venezuela y una baja de los inventarios de EU.

El crudo tocó máximos de tres años y medio más temprano en la sesión y cayó después de que se conocieron datos bajistas de la firma de información de la industria energética Genscape, antes de repuntar debido a las preocupaciones por los riesgos geopolíticos justo antes del cierre, dijeron operadores.

Los futuros del crudo Brent ganaron 26 centavos, o 0.34%, a 77.47 dólares por barril, después de que tocaron los 78 dólares, su mayor nivel desde noviembre del 2014. Los futuros del petróleo West Texas Intermediate de Estados Unidos subieron 22 centavos, o 0.31%, a 71.36 dólares por barril.

“No se necesitará mucho en este ambiente para crear una interrupción y la gente va a estar muy nerviosa como para tener posiciones cortas (...) No hay mucho espacio para el error”, dijo Phil Flynn, analista de energía de Price Futures Group.

Operadores vendieron posiciones al cierre de la sesión, por temor a que los sorprendieran con apuestas cortas, dijo Tariq Zahir, de Tyche Capital Advisors.

EU planea imponer nuevas sanciones contra Irán después de que abandonó un acuerdo logrado a fines del 2015 que frenó las actividades nucleares de Teherán a cambio del levantamiento de las medidas de Washington y la Unión Europea.

El Brent podría volver a los 100 dólares por barril el próximo año, o incluso antes, dijo Bank of America, debido al actual colapso de la producción de Venezuela y los riesgos a las exportaciones de crudo de Irán. El banco también elevó su estimación promedio para los precios del Brent a 70 dólares para este año y 75 dólares en el 2019.

Un factor que podría mitigar parcialmente cualquier reducción desde Irán es el incremento de la producción de crudo en Estados Unidos. La Administración de Información de Energía elevó su pronóstico para el bombeo estadounidense en su reporte mensual divulgado el martes a 12 millones de bpd para fines del próximo año.