Rusia apoya una recomendación de un panel técnico de la OPEP+ para hacer un corte provisional de producción de crudo de 600,000 barriles por día (bpd) en respuesta al impacto del coronavirus en la demanda de energía, dijo el jueves el canciller ruso, Sergéi Lavrov.

El funcionario manifestó que el presidente ruso, Vladimir Putin, había hablado con Arabia Saudita sobre el nuevo coronavirus, que se ha extendido por China y más allá de sus fronteras y agregó que tendrá consecuencias para el mercado petrolero.

“Apoyamos esta idea”, comentó en una conferencia de prensa en la Ciudad de México, una parada de una breve gira por algunos países de la región. “Por supuesto que tendrá algunas consecuencias para el mercado petrolero”, afirmó.

Lavrov señaló que Rusia estaba en consultas para determinar cuáles eran las medidas óptimas para todos los participantes del mercado.

Un comité técnico de la OPEP+ recomendó el jueves una baja provisional de la producción de petróleo de 600,000 bpd como respuesta al impacto del coronavirus sobre la demanda de energía, mientras se espera la decisión final de Rusia sobre la propuesta, refirieron dos fuentes.

El panel (JTC) no es un organismo que toma decisiones, pero emite recomendaciones para la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados liderados por Rusia, una agrupación conocida como OPEP+.

Los ministros de la OPEP+ no han decidido tomar medidas adicionales, pero una recomendación de todos los miembros del JTC, que incluye a Arabia Saudita y Rusia, indica un avance hacia una decisión.

Crudo cierra dispar

Los precios del petróleo borraron sus ganancias iniciales y cerraron el jueves con tendencias dispares, luego de que la OPEP y Rusia entregaron señales contradictorias sobre posibles nuevos recortes al bombeo para mitigar el impacto de un debilitamiento de la demanda global por el brote de un coronavirus.

Los futuros del crudo Brent cayeron 35 centavos a 54.93 dólares por barril. En tanto, los futuros del crudo WTI de Estados Unidos sumaron 20 centavos a 50.95 dólares por barril.  En tanto la mezcla mexicana cerró en 45.37 dólares por barril, una baja de 0.20 por ciento.

Ambos contratos subieron más de 1 dólar previamente en el día, pero luego recortaron ganancias mientras los operadores esperaban para ver si Rusia estaba de acuerdo con realizar nuevos recortes a la oferta junto a la OPEP y sus aliados.