La OPEP recortó el miércoles su previsión sobre el crecimiento de la demanda mundial de petróleo en el 2019 y dijo que el riesgo para la economía global estaba inclinado a la baja, lo que se suma a los desafíos del grupo en su intento por apoyar al mercado de energía el próximo año.

En su reporte mensual, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) dijo que la demanda mundial de crudo subirá el próximo año en 1.41 millones de barriles por día, en la segunda reducción consecutiva de sus estimaciones y 20,000 bpd menos que el mes pasado.

El informe provee de nuevos indicios de que la rápida demanda por petróleo que ayudó a la OPEP y a sus aliados a deshacerse de un exceso de suministro se moderará en el 2019. Eso significa que habrá una menor presión sobre otros productores para compensar la pérdida de suministro en Venezuela e Irán, ante la entrada en vigor de nuevas sanciones estadounidenses.

“El aumento de los desafíos en algunas economías emergentes y desarrolladas están inclinando los pronósticos actuales de riesgo de crecimiento económico global a la baja”, afirmó la OPEP en el informe.

“El aumento de las tensiones comerciales y las consecuencias de un posible mayor endurecimiento monetario por parte de bancos centrales del G4, junto a crecientes niveles de deuda globales, son preocupaciones adicionales”, agregó.

El petróleo referencial Brent bajó tras la divulgación del informe de la OPEP, cotizando por sobre los 79 dólares por barril.

Los precios han caído desde que llegaron a 80 dólares por barril este año por primera vez desde el 2014 por expectativas de mayor suministro y menor demanda.

La OPEP y un grupo de países fuera del cártel acordaron el 22 y 23 de junio volver a tener un cumplimiento de 100% de los recortes de producción que comenzaron en enero del 2017, después de que meses de baja producción de Venezuela y otros países hizo que la adhesión subiera a más de 160 por ciento.

Sube producción en agosto

En su reporte, la OPEP dijo que su producción de petróleo en agosto subió en 278,000 bpd, a 32.56 millones de bpd, tras el acuerdo de junio. El mayor incremento provino de Libia, que está exenta del acuerdo, y eso contribuyó a compensar los declives en Venezuela e Irán.

El cártel afirmó que el mundo necesitará 32.05 millones de bpd de sus 15 miembros en el 2019, sin cambios respecto al mes pasado.

Eso sugiere que habrá un superávit de 500,000 bpd en el mercado si la OPEP sigue bombeando la misma cantidad y otras cosas permanecen igual.

Los precios más altos tras el acuerdo liderado por la OPEP aún están generando más crecimiento de la oferta de rivales.

El cártel dijo que prevé que la producción fuera de la OPEP aumente en 2.15 millones de bpd el próximo año, 20,000 bpd más que la previsión del mes pasado.

Petróleo roza los 80 dólares por barril

Los futuros del crudo subieron el miércoles y el referencial Brent alcanzó los 80 dólares por barril, debido a una caída mayor que la esperada de los inventarios en Estados Unidos y porque las sanciones de Washington contra Irán elevaron las preocupaciones sobre el suministro mundial.

Los futuros del Brent ganaron 68 centavos, o 0.86%, a 79.74 dólares por barril tras llegar a los 80.13 dólares, su nivel más alto desde el 22 de mayo. Los futuros del West Texas Intermediate, en tanto, avanzaron 1.12 dólares, o 1.62%, a 70.37 dólares por barril.

Los inventarios de crudo en Estados Unidos declinaron en 5.3 millones de barriles en la semana al 7 de septiembre, contra el pronóstico de analistas de un descenso de 805,000 barriles.

También apuntalaron los precios las preocupaciones del mercado en relación a las sanciones de Washington contra Teherán.

Desde la primavera, cuando el gobierno de Donald Trump dijo que impondría las sanciones, los operadores se han enfocado en el posible impacto sobre el suministro mundial. Las medidas apuntarán a las exportaciones petroleras iraníes a partir de noviembre.

El miércoles, el ministro de Energía ruso advirtió sobre el impacto de las sanciones estadounidenses contra Irán y dijo que los mercados globales estaban “frágiles” debido a los riesgos geopolíticos y a las alteraciones en el suministro, pero agregó que su país podría aumentar el bombeo si fuera necesario.

Los mercados petroleros estaban pendientes además del impacto del huracán Florence en la actividad en Estados Unidos.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación ganó 91 centavos, o 1.35%, y cotizó en 68.56 dólares el barril.

El precio de la gasolina en Estados Unidos avanzó 1.02%, a 2.0348 dólares el galón.