La OPEP rebajó sus proyecciones sobre el crecimiento global de la demanda de crudo en el 2020 debido al brote de coronavirus y señaló que su producción sufrió una fuerte caída en enero tras la implementación de un nuevo pacto de reducción del bombeo.

En un reporte mensual, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) informó que la demanda de su crudo promediaría 29.30 millones de barriles por día (bpd), unos 200,000 bpd menos que lo pensado inicialmente.

La OPEP bombeó menos petróleo en enero que el promedio requerido para el 2020, debido a recortes previstos y pérdidas involuntarias, indicó.

El informe podría reforzar los argumentos a favor de más disminuciones de producción de la OPEP y sus aliados, que están considerando una medida de recortes adicionales de bombeo a fin de contrarrestar la menor demanda de crudo.

China sigue siendo el foco

Los precio del hidrocarburo han bajado 17% este año, a cerca de 55 dólares por barril, una situación que causa alarma entre los grandes productores. “El impacto del coronavirus en la economía china ha aumentado la incertidumbre que rodea al crecimiento económico mundial en el 2020 y por extensión a la previsión de alza de la demanda global”, indicó la OPEP en el reporte.

El grupo prevé que la demanda global por petróleo aumente en 990,000 barriles por día este año, una baja de 230,000 bpd respecto a su expectativa previa.

Otras entidades, como la Administración de Información de Energía de Estados Unidos, también ajustaron sus previsiones.

La OPEP, Rusia y otros productores, una alianza conocida como OPEP+, establecieron que desde el 1 de enero aplicarían una reducción conjunta de su bombeo de 1.7 bpd. En enero la OPEP redujo su extracción más de lo que había acordado. Una disminución de 509,000 bpd a 28.86 millones de bpd.