La Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) proyectó el miércoles un mayor superávit de petróleo en el 2017 a menos que sus miembros implementen un acuerdo de recorte de producción y que los exportadores fuera del cártel también cumplan con el pacto que firmaron el fin de semana.

La OPEP bombeó 33.87 millones de barriles de petróleo por día (bpd) en noviembre, según los datos que el grupo compila de fuentes secundarias, un incremento de 150,000 bpd en relación a octubre, de acuerdo al reporte mensual de la organización, publicado el miércoles.

El grupo está implementando un pacto para bajar su suministro a partir del 1 de enero.

El sábado, productores externos accedieron a bajar su bombeo en cerca de 560,000 bpd, en apoyo a las medidas de la OPEP.

Las propias cifras de la organización muestran que el bombeo del grupo siguió subiendo antes del inicio de los recortes, no obstante, se espera que las acciones prometidas por países fuera del bloque aceleren la reducción de los inventarios globales y ayuden a recuperar el equilibrio del mercado en el segundo semestre del 2017 , dijo en su reporte.

Récord desde el 2008

Las cifras de producción de noviembre de la OPEP son las más altas desde el 2008.

El reporte mostró que más de dos tercios del volumen adicional de noviembre provino de Libia y Nigeria, ambos exentos de recortes.

La OPEP elevó su pronóstico para la oferta de productores externos en el 2017 a 300,000 bpd desde una proyección anterior de 230,000 bpd, aunque advirtió que el pronóstico está en revisión tras los acuerdos del sábado.

El reporte mostró que se prevé la demanda por crudo de la OPEP en el 2017 promedie los 32.63 millones de bpd, esto es un superávit promedio de 1,24 millones de bpd si la producción se mantiene estable. El reporte de octubre apuntaba un superávit de 950,000 bpd.

Reserva Federal e inventarios tiran precio internacional del petróleo

Los precios del crudo cayeron el miércoles más de 3%, presionados por un alza del dólar tras la decisión de la Reserva Federal de subir las tasas de interés y por un fuerte incremento de los niveles de inventarios en el principal centro de almacenamiento de petróleo en Estados Unidos.

El crudo cayó a mínimos de sesión luego de que la Fed elevó 25 puntos base y dio señales de un ritmo más rápido de alzas en el 2017.

El dólar se apreció, encareciendo al petróleo para los países que utilizan otras monedas.

El West Texas Intermediate de Estados Unidos tuvo una pérdida de 1.94 dólares, lo que significaría una baja de 3.66%, para quedar en un precio de 51.04 dólares por barril, después de haber marcado un mínimo intradía de 50.92 dólares.

Los futuros del crudo referencial Brent cerraron con una caída 3.27% para cotizar en un precio de 53.90 dólares por barril, después de haber bajado en la sesión intradía hasta un precio de 53.80 dólares.

La mezcla mexicana siguió la misma línea que las cotizaciones internacionales, también resintiendo el impacto de la depreciación del peso frente al dólar de 0.55 por ciento.

El crudo mexicano quedó en un precio de 44.80 dólares por barril, lo que representó una baja de 1.97 por ciento.

La Administración de Información de Energía reportó que las existencias de crudo en EU sumaron 1.2 millones de barriles, incrementando su nivel por sexta vez en las últimas siete semanas.

Sin embargo, las existencias generales de crudo en Estados Unidos bajaron 2,6 millones de barriles la semana pasada, mucho más que el descenso promedio pronosticado por analistas de 1.6 millones de barriles.

La OPEP proyectó una creciente oferta de petróleo en el 2017 a menos que sus miembros implementen un acuerdo de recorte de producción. (Agencias)