La OPEP subió su estimación para el 2018 de suministro de crudo de las naciones fuera del bloque, debido a que precios más altos del barril alientan a una mayor actividad de los productores de esquisto en Estados Unidos, opacando el efecto del acuerdo de recorte de producción y el colapso del bombeo en Venezuela.

En su reporte mensual divulgado el miércoles, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) detalló que los productores no asociados elevarían los suministros en 1.66 millones de barriles por día (bpd) durante este año. Ésta es la cuarta alza consecutiva de las previsiones del grupo, desde el aumento de 870,000 bpd previsto en noviembre.

“Para el 2018, se vería un mayor crecimiento como resultado del incremento proyectado en la producción de esquisto en Estados Unidos, ante una mejora de los precios no sólo para los productores de hidrocarburos no convencionales, sino también para otras naciones como Canadá, Reino Unido, Brasil y China”, dijo la OPEP en su informe.

Esto llevaría a “una distribución trimestral más alta durante todo el año con un nivel récord proyectado para el cuarto trimestre”, dijo la OPEP.

exceso global

La OPEP, Rusia y otros productores que no pertenecen a la OPEP, aunque no Estados Unidos, comenzaron a recortar el suministro en enero del 2017 para deshacerse de un exceso global de crudo que se había acumulado desde el 2014. Han extendido el pacto hasta finales del 2018.

El acuerdo ha ayudado a impulsar los precios del petróleo , que superaron 71 dólares por barril este año por primera vez desde el 2014 y se negociaban en cerca de 65 dólares el miércoles.

Pero también ha alentado una avalancha de crudo de esquisto, generando un debate sobre la efectividad de mantener el pacto de limitaciones al bombeo.

El pronóstico de la OPEP de una mayor oferta fuera del grupo se equilibró con las cifras del informe que muestran que el cumplimiento del acuerdo se mantuvo alto en febrero y con una fuerte caída en la producción petrolera venezolana.

Los inventarios subieron en 13.7 millones de barriles en enero a 2.865 millones de barriles, aunque esto fue sólo 50 millones más que el promedio de cinco años, el nivel más cercano al objetivo original que ha logrado la OPEP.

Petróleo al alza tras datos sobre inventarios en EU

El petróleo subió, luego de que un reporte que mostró un aumento mayor al esperado en los inventarios de crudo en Estados Unidos fue compensado por una caída en las existencias de destilados y gasolina.

Los inventarios de crudo subieron en 5 millones de barriles en la semana terminada el 9 de marzo. La lectura se compara con el pronóstico de analistas de un aumento de 2 millones de barriles, pero hubo una baja mayor a la estimada en los combustibles.

Por otra parte, la partida del secretario de Estado Rex Tillerson “incrementa el riesgo de que Trump no confirme el acuerdo sobre el programa nuclear iraní (...) e imponga nuevas sanciones que afecten al sector petrolero”, señalaron analistas de Commerzbank.

Los futuros del crudo Brent subieron 25 centavos, o 0.39%, a 64.89 dólares por barril; mientras que los futuros del petróleo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos ganaron 25 centavos, o 0.41%, a 60.96 dólares por barril.

Los precios se vieron presionados después de que la OPEP dijo en su reporte mensual que la oferta de países externos al grupo crecería en 1.66 millones de barriles por día este año.

Más temprano, los precios fueron impulsados por el dato de producción industrial en China, el mayor importador mundial de materias primas, que creció más de lo esperado en los dos primeros meses del año.

La mezcla mexicana de exportación, por su parte, bajó 0.02%, a 54.46 dólares el barril. (Con información de AFP y Reuters)