La demanda mundial de petróleo se disparará en un récord de 7 millones de barriles por día en el 2021 cuando la economía mundial se recupere del Covid-19, pero se mantendrá por debajo de los niveles de 2019, dijo la OPEP en su informe mensual.

Es el primer reporte en el que la OPEP da previsiones para 2021. Su pronóstico asume que no se materializarían más riesgos a la baja el año próximo, como las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, elevados niveles de deuda, o una segunda ola de infecciones.

“Esto supone que el Covid-19 está contenido, especialmente en las principales economías, permitiendo la recuperación del consumo de los hogares y la inversión, con el apoyo de las medidas de estímulo masivas adoptadas para combatir la pandemia”, dijo la OPEP.

El cártel dijo que en 2020 la demanda de crudo caería en 8.95 millones de bpd, un poco menos que en su previsión de junio. Para 2021, calcula que el trabajo remoto limitará el crecimiento de la demanda, manteniéndola por debajo de los niveles récord de 2019.

El reporte apunta a un descenso en el suministro de crudo fuera de la OPEP en 2020 de 3.26 millones de bpd, con un aumento de sólo 0.92 millones en 2021.

La OPEP dijo que redujo el suministro en junio en 1.89 millones de bpd adicionales a 22.27 millones de bpd. La cifra equivale a más del 110% de cumplimiento.

Los  inventarios de crudo en EU bajaron en 8.3 millones de barriles en la semana terminada el 10 de julio, a 531 millones, cuando los analistas esperaban una baja de 2.1 millones de barriles.

Ayer, los futuros del crudo Brent ganaron 18 centavos a 42.90 dólares por barril. Los del West Texas Intermediate subieron 19 centavos a 40.29 dólares y la mezcla mexicana de exportación ganó cinco centavos a 37.15 dólares el barril.