La OPEP y sus aliados liderados por Rusia, pospusieron las conversaciones sobre la política de producción de petróleo para 2021 hasta el jueves, ya que los actores clave aún no están de acuerdo sobre la cantidad de crudo que deberían bombear en medio de la débil demanda debido a la pandemia de coronavirus.

La OPEP+ tenía programado celebrar su reunión el martes.

La organización tiene previsto reducir los recortes a la producción existente en 2 millones de barriles diarios a partir de enero. Pero, con la demanda aún bajo presión, la OPEP+ ha estado considerando la posibilidad de extender los recortes actuales de 7.7 millones de bpd, alrededor del 8% de la demanda mundial, a los primeros meses de 2021, una posición apoyada por Arabia Saudita.

Después de que las consultas del domingo no lograron llegar a un acuerdo, el grupo estaba considerando aumentar la producción gradualmente a partir de enero, una posición respaldada por Rusia.

Para complicar aún más el panorama, Emiratos Árabes Unidos, un miembro de la OPEP, también señaló que estaría dispuesto a apoyar una renovación de los recortes solo si los miembros mejoraban su cumplimiento.

El ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, dijo en la reunión de la OPEP el lunes que renunciará como copresidente de un comité de monitoreo ministerial, dijeron tres fuentes de la OPEP.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que las diferencias entre Rusia y la OPEP no eran tan grandes como a principios de 2020, cuando los desacuerdos llevaron a un colapso de las conversaciones y un aumento en la producción.

Pero Peskov dijo que el presidente ruso Vladimir Putin, no tenía planes de apelar al liderazgo de Arabia Saudita antes de la reunión de la OPEP+, una medida que en el pasado ha ayudado a suavizar cualquier disputa.

Cautela

La OPEP+ tiene que lograr un delicado equilibrio para elevar los precios lo suficiente como para ayudar a sus presupuestos, pero no tanto como para que aumente la producción rival de Estados Unidos.

La producción de esquisto en Estados Unidos tiende a subir a medida que los precios superan los 50 dólares el barril. Además del desafío dentro de la OPEP+, las finanzas de Moscú pueden tolerar precios del petróleo más bajos que los de Riad.

El referencial petrolero global Brent, que cayó 1.22% a 47.59 dólares el barril el lunes, podría perder hasta 10% si la OPEP no apoya los recortes, dijo Deutsche Bank en una nota.

En Nueva York, el barril del West Texas Intermediate cedió 0.42% a 45.34 dólares el barril.

La mezcla mexicana de exportación cayó 1.58% para cotizar el lunes en 42.95 dólares el barril.