La mezcla mexicana cerró el viernes en 61.87 dólares por barril, con una caída de 17.36% en la semana.

En general, el viernes, los precios del petróleo terminaron prácticamente estables. El Brent del Mar del Norte terminó en 69.88 dólares por barril, con un aumento de 0.30% el viernes.

Sin embargo, concluyó la semana con una caída de 3.91% en su precio, con lo que acumula su sexta semana consecutiva de pérdidas.

Por su parte, el West Texas Intermediate (WTI) terminó el viernes con un ajuste a la baja de 0.36% a 66.26 dólares por barril, con lo que cerró  la semana con una pérdida de 2.77%, acumulando también su sexta semana a la baja.

Lo anterior, luego de las declaraciones en que la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, incluida Rusia (OPEP +) continuará con sus ajustes de suministro para el mercado petrolero, dijo el sábado el secretario general del bloque.

"Seguiremos haciendo lo que mejor sabemos hacer para asegurarnos de lograr la estabilidad en el mercado petrolero de manera sostenible", dijo Mohammad Barkindo en un seminario web organizado por el grupo de expertos italiano ISPI.

Los precios del crudo acumulan pérdidas después de que la OPEP+ mantuvieran su política de aumentos mensuales de la producción petrolera pese al temor a que una liberación de las reservas de crudo de Estados Unidos.

Barkindo dijo que en términos de demanda de petróleo, la estimación en este momento es de un crecimiento de 5.7 millones de barriles por día. "En 2022 esperamos otros 4.2 millones", señaló.

Según indicó, la incertidumbre y la volatilidad en los mercados también se debe a factores externos como la actual pandemia de Covid-19, y no necesariamente a los fundamentos del petróleo y el gas. "Ahora estamos en camino de devolver el nivel de consumo en 2022 a los niveles anteriores al Covid-19", dijo.

Barkindo dijo que el pronóstico era que el petróleo y el gas representen más del 50% de la combinación energética global en 2045 o, incluso, hasta mediados de siglo.

"En todos los pronunciamientos que tuvimos desde Glasgow, todavía no hemos visto ninguna hoja de ruta concreta o planes de cómo reemplazar este 50% (...) sin crear una agitación sin precedentes en los mercados energéticos", dijo en referencia a la conferencia climática de Glasgow. "Se necesitará petróleo y gas en el futuro previsible".

termometro.economico@eleconomista.mx