La empresa concesionaria de carreteras allanó un camino envuelto de “supuestos actos de corrupción” que empezaron a destaparse en el 2015.

Se filtraron grabaciones anónimas, en las que directivos de OHL México y funcionarios públicos mexicanos planeaban inflar las tarifas de un tramo de la vialidad Viaducto Bicentenario, en el Estado de México.

A pesar de que la concesionaria mexicana siempre negó la autenticidad de las grabaciones, el director de Relaciones Institucionales, Pablo Wallentin, renunció, fue señalado entre los participantes en dichas conversaciones.

Vino una multa histórica impuesta a la empresa por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), por 71.7 millones de pesos, debido a “inconsistencias en sus prácticas contables”, que violan la Ley del Mercado de Valores, sin que haya sido señalada de acciones de “fraude ni dolo”.

Las violaciones detectadas por la CNBV estuvieron relacionadas con el registro contable de la rentabilidad garantizada al amparo de diversas concesiones y la divulgación de información errónea que podría inducir al error público inversionista sobre proyecciones de los flujos de las concesiones.

Llegó Tecnología Aplicada Infraiber, dedicada a medir el aforo vehicular, a través de su representante legal, Paulo Díez, que solicitó a CNBV abrir el expediente completo sobre la investigación y sanción impuesta a OHL México.

El abogado reiteró que, al hacer público el expediente completo, se destaparían otras irregularidades vinculadas con la deuda pública del Estado de México y la dación de concesiones carreteras a la empresa, como el Circuito Exterior Mexiquense y el Viaducto Bicentenario.

Debido a los problemas en los que se vio envuelta OHL México, sus acciones en la Bolsa Mexicana de Valores perdieron casi 40 por ciento.

Entre los grandes inversionistas de la emisora estaban BlackRock, Rare Infrastructure, The Vanguard Group, Operadora Actinver, Fidelity International Limited e Impulsora de Fondos Banamex.

Siguen los problemas

Las complicaciones siguieron y buscaron deslistar a la empresa de la BMV. Los activos se vendieron al fondo australiano IFM.

El abogado Paulo Díez comentó que en la nueva empresa sigue Juan Luis Osuna en el consejo de administración, cercano al expresidente de OHL España, Juan Miguel Villar. Las cosas no cambiaron, dijo el abogado.

judith.santiago@eleconomista.mx