Dos años después, el grupo constructor y de servicios OHL se enfrenta este miércoles a la comunidad inversionista en el Hotel Intercontinental de Madrid. El 'investor day' en el que el grupo presentará el plan estratégico hasta el año 2020 llega en un momento decisivo, con la cotización en plena corrección tras un extraordinario mes de marzo en el que subió un 30.6%, su mayor avance mensual desde hace ocho años.

El 'Investor Day' será también la puesta de largo ante los analistas del nuevo equipo gestor de la compañía que preside Juan Villar-Mir de Fuentes (que en junio de 2016 tomó el relevo de su padre, Juan Miguel Villar-Mir, tras 29 años al frente del grupo) tras la profunda renovación vivida el año pasado. El consejero delegado, Tomás García Madrid, que el año pasado sustituyó en el cargo a Josep Piqué, llevará las riendas del 'investor day' junto a los directores generales de las distintas áreas del grupo.

Los relevos en la cúpula de la compañía fueron la respuesta al extraordinario desplome sufrido por la cotización en los meses de mayo y junio del año pasado, cuando OHL perdió el 15% y el 40% respectivamente. Pero el valor está ahora en pleno punto de inflexión.

Acumula dos trimestres al alza y aunque la cotización está pagando los excesos en los últimos días, se ha consolidado por encima de los 4 euros por primera vez en 10 meses. Hoy, OHL ha sufrido un retroceso del 2.46% y ha cerrado a 4.17 euros por acción.

El mercado está empezando a reconocer el esfuerzo para reducir la deuda, el gran punto débil del grupo, que acaba firmar un préstamo sindicado de 746 millones de euros, una financiación que le permitirá afrontar con más garantías los objetivos de un plan estratégico que pasa por la vuelta a los beneficios desde este año.

El año pasado, OHL perdió 432 millones de euros el año pasado por el reconocimiento completo de las pérdidas en los proyectos 'legacy' y la adversa evolución del tipo de cambio. Ahora, las expectativas del grupo que quedarán plasmadas en el 'investor day' de este miércoles pasan por obtener unas ganancias de 100 millones de euros este año.

El primer gran test para valorar si el grupo va en el buen camino serán los resultados del primer trimestre del año, que se publicarán el próximo 11 de mayo. Mientras, OHL insistirá durante el 'investor day' en "volver a ser lo que siempre ha sido, un referente internacional en construcción y concesiones", tal y como explicó el presidente Juan Villar-Mir en la presentación de los resultados de 2016.

Además, el grupo quiere mejorar el rating y reforzar su internacionalización, poniendo el foco en sus ocho grandes mercados: Estados Unidos, Canadá, México, Perú, Colombia, Chile y Centroeuropa, además de España. OHL ya obtiene alrededor del 80% de sus ingresos del exterior.

estrategias@eleconomista.mx