El oro subió el lunes hacia su máximo de ocho años al que llegó la semana pasada, ya que el aumento de casos de coronavirus mantuvo alto el interés por activos de refugio, aunque la fortaleza de las bolsas y datos positivos en el sector servicios de Estados Unidos mantuvieron contenido el avance del metal.

El oro al contado ganó 0.5% a 1,783.75 dólares la onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con un alza de 0.2% a 1,793.50 dólares por onza.

En los cuatro primeros días de julio, 15 estados estadounidenses han registrado aumentos récord de nuevos casos del Covid-19, obligando a algunos a frenar sus planes de aliviar los confinamientos. Los casos seguían subiendo en países como India, Australia y México.

El índice de actividad no manufacturera del Instituto de Gerencia y Abastecimiento subió el mes pasado a 57.1 puntos, casi volviendo a niveles previos a la pandemia de Covid-19.