El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró en su mayor nivel en siete semanas el miércoles y se acercó al máximo de su rango de cotización fijado después del terremoto de marzo en Japón.

Los inversores citaron una menor preocupación sobre la deuda griega, aunque las dudas sobre una solución a largo plazo limitaron la actividad.

El Nikkei cerró con alza de 148.28 puntos, un 1.54%, a un máximo de 9.797,26 tras abrir a 9,767.91 y caer hasta 9,734.66.

RDS