El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró con una leve alza luego de tocar un nuevo máximo en siete semanas, en parte alentado por el buen comportamiento de otros mercados asiáticos.

El Nikkei finalizó el primer trimestre del año fiscal japonés -de abril a junio- con un leve ascenso y con señales de recuperación de las empresas niponas tras el devastador terremoto de marzo.

El Nikkei cerró con alza de 0.53%, luego de pasar de las 9,816.09 unidades a las 9,868.07.

RDS