La Bolsa de Tokio cerró con una ligera baja arrastrada por un yen más firme, mientras que el estado de ánimo de espera prevaleció antes del final de la reunión de política monetaria de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos este miércoles.

El gigante tecnológico Toshiba cayó más de un 12% tras confirmar que estudia vender su rama nuclear estadunidense o incluso declararla en bancarrota debido a sus graves problemas económicos.

Las acciones del conglomerado nipón retrocedieron 12.22% al cierre de la negociación hasta situarse en 189.5 yenes (1.65 dólares), aunque llegaron a ceder hasta un 13.6 por ciento.

El parqué tokiota reaccionó así a la delicada situación que atraviesa Toshiba, después de que en la víspera volviera a retrasar la presentación de sus resultados financieros y admitiera que baraja diversas opciones para limitar el impacto de las pérdidas de Westinghouse Electric, su rama nuclear en Estados Unidos.

Toshiba estudia la venta de una parte mayoritaria en dicha unidad y no descarta la opción de que Westinghouse se declare en bancarrota para acogerse a la protección de la normativa estadunidense para quiebras, según dijo su director ejecutivo, Satoshi Tsunakawa.

Al cierre de la jornada bursátil, el principal indicador tokiota, el Nikkei de 225 acciones, perdió 32.12 puntos (0.16%), al ubicarse en 19,577.38 unidades.

En tanto, el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, bajó 3.59 puntos (0.23%), para ubicarse en 1,571.31 unidades.

En China, el referencial CSI300 de las principales acciones que cotizan en los mercados de Shanghai y Shenzhen avanzó 6.95 puntos, un 0.20%, al ubicarse en 3,463.64 unidades.

El Shanghai Composite Index subió 2.43 puntos (0.08%) para cerrar en 3,241.76 unidades. A su vez, el Shenzhen Component registró una alza de 11.28 puntos (0.11%) para ubicarse en 10,543.01 unidades, informó la agencia Xinhua.

erp