El índice Nikkei de la bolsa de Tokio saltó a un máximo de tres semanas después de que las cifras del Producto Interno Bruto de China tranquilizaron al mercado, provocando compras en acciones fuertemente castigadas y que se beneficiaron además por una caída del yen.

El Nikkei cerró con alza de 176.31 puntos, un 2.00%, a 8,982.86 unidades.

RDS