El índice Nikkei cayó 0.3% hasta su cierre más bajo en cinco meses ante la desconfianza de los inversores respecto a las posiciones más arriesgadas.

Los exportadores perdieron terreno pero los bancos reflejaron la subida de las entidades financieras en Estados Unidos por una reforma de la regulación que fue considerada menos onerosa que lo previsto.

El índice Nikkei cerró con baja de 26.14 puntos, 0.27%, a 9,758.40 tras abrir a 9,754.99 y oscilar entre 9,693.07 y 9,793.46 unidades.