El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio puso fin el miércoles a una racha de cinco días de avances debido a que las preocupaciones ante la desaceleración del crecimiento en China contrarrestaron el optimismo sobre la economía de Estados Unidos.

Algunos analistas vieron el declive del miércoles como un ajuste para un referencial que ha trepado más de un 19 por ciento este año apoyado por sólidos datos económicos de Estados Unidos y maniobras para aliviar la política monetaria por los bancos centrales globales.

"El Nikkei está en un ligero ajuste, uno muy necesario para los inversores que se han perdido en gran medida el repunte de este año", dijo Kenichi Hirano, director de operaciones de Tachibana Securities.

Pero él agregó que probablemente habrá apoyo de los inversores institucionales nacionales que han sido los vendedores netos de este mes -al acercarse el final del ejercicio el 31 de marzo-, pero que ya terminaron sus ventas planeadas.

El Nikkei cerró con una baja de un 0.6%o en 10,086.49 puntos, frente a un máximo en ocho meses y medio que tocó el lunes, de 10,172.64 unidades.

El martes fue feriado en Japón.

RDS