El índice Nikkei de la bolsa de Tokio superó los 8,800 puntos por primera vez en cinco semanas, alentado por la caída del yen después de que la Reserva Federal se abstuvo de aplicar medidas de estímulo agresivas para apuntalar la economía.

El Nikkei cerró con alza de 71.76 puntos, un 0.82%, a 8,824.07 unidades.

Los mercados en Asia estaban en su mayoría a la baja el jueves mientras los inversionistas se desanimaron por el camino que eligió la Reserva Federal para tratar de animar la estancada recuperación económica en Estados Unidos.

Al final de una reunión de dos días el miércoles, la Fed dio a conocer que extenderá un programa llamado Operación Enganche, bajo el cual la Fed intercambia bonos de corto plazo por otros a largo plazo para ayudar a mantener bajas las tasas de interés.

Pero los analistas opinan que extender el programa podría no traer muchos beneficios. No es muy probable que las empresas y los consumidores que no están pidiendo créditos ahora cambien de opinión sólo porque las tasas de interés bajaron un poco más.

Stan Shamu, de IG Markets en Melbourne, dijo que los inversionistas estaban "decepcionados" de que la Fed no haya decidido hacer una tercera ronda importante de compra de bonos, un plan conocido como alivio cuantitativo.

Este tipo de compras reducirían las tasas aún más. La Fed ha aplicado dos veces este plan comprando más de 2,000 millones de dólares en bonos del Tesoro y activos hipotecarios para ayudar a apuntalar la economía.

RDS