El índice Nikkei de la bolsa de Tokio bajó el miércoles tras el reciente rebote al crecer la impaciencia por que el BCE pase a la acción contra la crisis de deuda del euro y después de que las exportaciones japonesas registraron en julio su mayor caída en seis meses.

El Nikkei cerró con una caída del 0.27% a 9,131.74 puntos, por debajo de la media móvil de 26 semanas de 9.148,53 unidades.

Una ola de reportes decepcionantes de ganancias contribuyó a presionar el miércoles las bolsas mundiales, lastradas además por incertidumbre entre los inversionistas sobre si los líderes europeos tomarán medidas para combatir la crisis de la deuda en el continente.

Los títulos de combustibles y materias primas encabezaron la baja en Asia, con las firmas de crudo y gas reportaron pobres ganancias, en momentos en que el panorama económico global y la demanda de combustible siguen inciertos. Las acciones bajaron además luego que Japón, la segunda mayor economía en Asia, reportase que registró un déficit comercial en julio.

Al inicio de las transacciones en Europa, el FTSE 100 británico perdió 0.9%, hasta 5,804.73 puntos; mientras que el alemán DAX cedió 0.6% hasta 7,041.04 puntos. En Francia, el CAC 40 cayó 0,6%, a 3,492.53 puntos.

Las acciones en Wall Street parecían encaminadas a abrir en declinación. En transacciones antes de la apertura de la sesión, el Dow Jones estaba abajo 0.2%, en 13,186.00 puntos: mientras que el S&P 500 andaba 0.3% abajo, en 1,409.70 puntos.

RDS