El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio subió un 1.7% el jueves hasta su máximo nivel de seis semanas, ayudado por la cobertura de posiciones cortas, aunque el mercado seguía en camino de registrar su peor comportamiento en dos años.

"El principal motor fue la cobertura de posiciones. En los últimos meses, los inversores extranjeros han acumulado amplias posiciones cortas", expresó Yasuo Sakuma, gestor de cartera de Bayview Asset Management.

El Nikkei cerró con alza de 143.62 puntos, un 1.65%, a 8,874.11 unidades.

RDS