El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con alza el martes, respaldado por compras relacionadas con el inminente pago de dividendos por parte de que una serie de empresas, lo que compensó las preocupaciones por el crecimiento global tras los flojos datos de confianza empresarial en Alemania.

El Nikkei cerró con alza de un 0.3% a 9,091.54 puntos mientras que el referencial más amplio Topix avanzó un 0.5 por ciento.

Los temores empeoraron luego que el índice Ifo de confianza de negocios en Alemania cayese por quinto mes consecutivo, nueva evidencia de que incluso la mayor y más fuerte economía de Europa está siendo afectada por la crisis de la deuda en el continente.

Las acciones han subido en semanas recientes por el optimismo generado por anuncios de la Reserva Federal estadounidense y otras bancas centrales de medida para estimular el crecimiento. El Banco Central Europeo dio a conocer un nuevo plan para restaurar la confianza de los inversionistas en las finanzas gubernamentales de los 17 países que usan el euro. Los datos más recientes, sin embargo, indican que la economía global sigue desacelerándose.

"El panorama a corto plazo muy probablemente seguirá dominado por la cautela, hasta que sea evidente algún progreso en la eurozona. Sin embargo, las preocupaciones sobre el crecimiento indican que cualquier mejoría en el sentir va a ser tenue, en el mejor de los casos", dijeron analistas de Credit Agricole CIB en Hong Kong en un comentario sobre el mercado.