El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio rompió una racha de tres caídas consecutivas el miércoles ante la compra en constructoras e inmobiliarias por las expectativas de un crecimiento de la demanda de viviendas antes del aumento del impuesto a la venta en el 2014.

Asimismo, los sectores constructor e inmobiliario estarían más protegidos de las consecuencias de la crisis de deuda de la zona euro.

La subida de vio limitada por el descuento del dividendo de varias compañías, como Canon, Honda Motor y Bridgestone.

El Nikkei cerró con un alza de 66.50 puntos, un 0.77%, a 8,730.49 unidades.

RDS