La Bolsa de Valores de Tokio cerró la jornada de este viernes en mínimos de siete semanas, luego que los inversionistas se centraron en tomar ganancias en el último día de negociaciones del año fiscal 2016.

El índice Nikkei cayó por debajo de la barrera de las 19,000 unidades después de ganar más de 100 puntos por la mañana, ya que los inversores se movieron a posiciones al final del ejercicio económico japonés.

"Los operadores parecían ajustar sus posiciones el último día del año fiscal y por delante del fin de semana", dijo Shingo Ide, estratega del NLI Research Institute.

Pero los descensos fueron limitados ya que los inversores confirmaron el crecimiento de la economía mundial con los últimos datos optimistas en los Estados Unidos, Japón y China.

La mejora de la economía mundial está animando a los comerciantes a invertir" en acciones, dijo Maki Sawada, vicepresidente de inversión de Nomura Securities Co.

Durante todo el año fiscal 2016, el índice Nikkei subió 12.8%, ayudado por un yen más débil y las expectativas sobre las políticas económicas prometidas por el presidente estadunidense Donald Trump.

Al cierre de la jornada bursátil, el principal indicador tokiota, el Nikkei de 225 acciones, retrocedió 153.96 puntos (0.81%), al ubicarse en 18,909.26 unidades, el cierre más bajo desde el 9 de febrero.

En tanto, el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, bajó 14.99 puntos (0.98%), para ubicarse en 1,512.60 unidades.

En China, el referencial CSI300 de las principales acciones que cotizan en los mercados de Shanghai y Shenzhen avanzó 19.29 puntos, un 0.56%, al ubicarse en 3,456.05 unidades.

El Shanghai Composite Index registró una ganancia de 12.28 puntos (0.38%) para cerrar en 3,222.51 unidades. A su vez, el Shenzhen Component repuntó 80.45 puntos (0.78%) para ubicarse en 10,428.72 unidades, informó la agencia Xinhua.

erp