El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cedió el miércoles por la debilidad de la banca y de las acciones de las siderúrgicas, que contrarrestaban las ganancias de los exportadores por la subida del dólar frente al yen.

La Bolsa de Tokio cerró la sesión del miércoles casi estable (-0.05%), en un mercado que sigue muy prudente ante las incertidumbres que pesan sobre el crecimiento mundial.

Al cierre, el índice Nikkei 225 de los principales valores bajó 4.84 puntos a 8,925.04 puntos.

Los estadounidenses aumentaron sus compras al minorista en julio en un mayor nivel en cinco meses, con una ganancia del 0.8% con respecto a junio, según las cifras del gobierno divulgadas el martes. Eso constituye una señal positiva para la principal economía mundial en vista de que el consumo es el principal puntal de su crecimiento.

Sin embargo, se conoció información sobre el estancamiento de mercadería en los inventarios entre las empresas estadounindenses, una señal que sigue habiendo preocupación entre los negocios por el futuro económico, con moderado optimismo.

Los mercados de Europa abrieron en baja. En Gran Bretaña el índice FTSE 100 bajaba 0,6% a 5.828,19. El DAX de Alemania perdía 0.6% a 6,932.70, mientras que el CAC-40 de Francia declinaba 0.5% a 3,434.07.

Los contratos a término en Wall Street se encaminaban a una apertura en baja. El índice industrial Dow Jones bajaba ligeramente a 13,124 mientras que el S&P 500 perdía 0.2% a 1,399.30.