La Bolsa de Valores de Tokio cerró este jueves a la baja tras los débiles datos económicos de China, que enfriaron los ánimos de los inversionistas, así como la persistencia de la crisis en la Península de Corea.

Los datos correspondientes al mes de agosto, tanto de inversión como de producción industrial en el gigante asiático quedaron muy por debajo de los esperado.

La producción de fábricas y talleres chinos creció seis por ciento el pasado mes, la cifra más baja en lo que va del año y por debajo de lo que esperaban los analistas.

Por su parte las ventas al menudeo disminuyeron su ritmo de expansión y crecieron 10.1%, mientras las inversiones en activos fijos crecieron 7.8% entre enero a agosto, en ambos casos por debajo de lo esperado.

Las sombras que se reactivan sobre la economía china han cortado la racha alcista de la Bolsa de Tokio. El Nikkei cerró con una caída del 0.29%, y se aleja una vez más de los 20,000 puntos.

Al cierre de la jornada bursátil, el principal indicador tokiota, el Nikkei de 225 acciones, retrocedió 58.38 puntos (0.29%), al ubicarse en 19,807.44 unidades.

En tanto, el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, bajó 5.20 puntos (0.32%), para ubicarse en 1,632.13 unidades.

En China, el referencial CSI300 de las principales acciones que cotizan en los mercados de Shanghai y Shenzhen perdió 12.65 puntos, un 0.33%, al ubicarse en 3,829.96 unidades.

El Shanghai Composite Index registró una caída de 12.72 puntos (0.38%) para cerrar en 3,371.43 unidades. A su vez, el Shenzhen Component bajó 21.00 puntos (0.19%) para ubicarse en 11,070.49 unidades, informó la agencia Xinhua.

erp