El índice Nikkei de la bolsa de Tokio subió este lunes a máximos de una semana y media, ayudado por los papeles de firmas de tecnología, aunque las ganancias fueron contenidas por un escándalo sobre presunto favoritismo en el Gobierno que impactó en la confianza de los inversores.

El Nikkei terminó el día con un alza de 1.7% a 21,824.03 puntos, su mayor nivel de cierre desde el 28 de febrero, pero por debajo de su máximo de sesión de 21,971.16 puntos.

Medios japoneses publicaron que unas referencias al primer ministro Shinzo Abe, a su esposa y al ministro de Finanzas Taro Aso fueron borradas de un documento relacionado con una polémica venta de tierras en Japón.

Los cuestionamientos sobre la venta del terreno en manos del Estado con un importante descuento a un operador de colegios con vínculos a la esposa de Abe, Akie, han asediado el mandato del primer ministro desde que el asunto se hizo público el año pasado.

"Si esta noticia no hubiera arruinado la confianza, el Nikkei pudo haber llegado a los 22,000 puntos", dijo Yutaka Miura, analista senior de la firma Mizuho Securities.

En general, el mercado japonés exhibió fortaleza luego del reporte de empleo de febrero de Estados Unidos, publicado el viernes, que redujo los temores a una inflación acelerada y a alzas repentinas de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal este año.

erp