El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cayó el lunes por una toma de ganancias en las empresas exportadoras mientras los inversores aguardan pistas de los próximos resultados corporativos.

La toma de ganancias se produjo después de que el Nikkei tocó un máximo de 32 meses por encima de los 11,000 puntos.

El Nikkei ha ganado un 25% desde mediados de noviembre por las esperanzas de una política monetaria más agresiva para superar la prolongada deflación que padece el país.

El Nikkei cerró con una baja de 102.34 puntos, un 0.94%, a 10,824.31 unidades.

RDS