Morgan Stanley reportó el miércoles un alza de 74% en su ganancia trimestral, superando las estimaciones de los analistas, ya que sus ingresos por la intermediación de bonos casi se duplicaron, tras las subidas de las tasas de interés de la Reserva Federal.

Los resultados del banco contrastan con los de su principal rival, Goldman Sachs, el único prestamista entre los grandes bancos de Wall Street que reportó una caída de sus ingresos por intermediaciones.

Morgan Stanley se vio beneficiado por el aumento del consumo, la euforia de los mercados y las expectativas de que el nuevo gobierno de Donald Trump sea favorable a sus intereses.

La intermediación de bonos se mantuvo fuerte en Wall Street durante el primer trimestre, un periodo en que los inversionistas barajaron sus posiciones en torno al alza de las tasas de interés.

El negocio de intermediación de bonos pasó de ingresar 873 millones de dólares a 1,700 millones. Hemos cerrado uno de los mejores trimestres de los últimos años , ha asegurado James Gorman, consejero delegado de la entidad.

La Fed elevó las tasas dos veces en un lapso de tres meses: una vez en diciembre y luego en marzo. Las elecciones en Europa y los avances que ha dado el Reino Unido para salir de la Unión Europea también estimularon las intermediaciones.

Morgan Stanley alcanzó un hito clave en una métrica de rentabilidad: el retorno sobre el capital. El ROE, por su sigla en inglés, del banco fue de 10.7% en el trimestre, en línea con el objetivo del presidente ejecutivo, James Gorman, de entre 9 y 11% para fines del 2017. Las ganancias aplicables a los accionistas comunes aumentaron a 1,840 millones de dólares en los tres meses terminados el 31 de marzo, desde 1,060 millones del mismo periodo del año pasado, mientras que las ganancias por acción subieron de 55 centavos a 1 dólar. (Con información de Reuters y Expansión / España)

[email protected]