La agencia calificadora Moody’s prevé que la tasa de interés continuará incrementándose durante este año y cerraría en niveles superiores de 7%, aunque en un caso extremo podría alcanzar hasta un 8 por ciento.

No tenemos un nivel específico, decimos por encima de 7% porque todavía al Banco de México le quedan siete oportunidades en el año para subir las tasas de interés. La próxima será la siguiente la semana , explicó Gersan Zurita, vicepresidente sénior de Credit Standard.

No obstante, si la tasa de referencia aumenta 25 puntos base, podría ubicarse a niveles de 8% a finales del 2017, aunque la expectativa del mercado es de 7.25% para fin de este año y de 7.50% para el 2018, añadió Zurita durante la presentación del documento Rate Hikes Amid an Economic Slowdown Raise Credit Risks .

Por otra parte, sobre si las alzas en las tasas de interés tendrían un efecto negativo para la calificación soberana de México, Zurita explicó que no representan un impacto significativo o riesgo mayor, aunque existen factores que podrían influir.

Hay compromiso del gobierno por mantener una orden fiscal y no creemos que vaya a llevar grandes consecuencias en la calificación, pero entre los 12 y 18 meses hay que reconocer que la perspectiva sigue siendo Negativa y que sumándolo a otros factores podría tenerlo , puntualizó.

Moody’s es la agencia calificadora que tiene a México con la más alta nota A3 , aunque su perspectiva es Negativa desde hace un año y, de acuerdo con la firma, tendría que pasar entre 12 a 18 meses para una acción de calificación.

Impacto en sectores

En contraparte, dichos incrementos en la tasa de referencia, más una inflación estimada por la agencia calificadora de 5.4% para finales de año, afectarían la dinámica del sector consumo de bienes duraderos, así como la industria de la construcción, particularmente, el de la vivienda y en el nivel de morosidad del crédito bancario al consumo y comercial.

Respecto a este último punto, Georges Hatcherian, analista de Instituciones Financieras de Moody’s, explicó que se anticipa mayor mora en el segmento socioeconómico de menor nivel que está expuesto a ciertos actores del mercado financiero.

Los bancos de menor tamaño tendrán un impacto mayor porque el costo de financiamiento será alto, mientras que los más grandes podrían, incluso, incrementar sus ganancias.

Si sube la canasta básica, reduce el ingreso disponible y la probabilidad de incumplimiento como deudor aumenta (...), pero, por otro lado, aumenta la rentabilidad de los bancos más grandes porque se fondean con depósitos de clientes que son menos sensibles a aumentos en tasas , explicó Hatcherian.

En el caso del sector consumo, expresó Marie Fischer, analista de Corporativos de Moody’s, se prevé una afectación en la adquisición de bienes duraderos como electrodomésticos, automóviles y casas, pues los consumidores tienden a retrasar sus decisiones de compra, lo cual afecta a las empresas que los producen o distribuyen.

Mientras que la subida de tasas afectaría la demanda y venta de viviendas, sobre todo si se encarecen los créditos hipotecarios, pues las empresas desarrolladoras tendrán que enfrentarse a un costo de fondeo más alto.

[email protected]