Las monedas de los mercados emergentes probablemente retornarán a mínimos en el 2016, según un sondeo de Reuters difundido este jueves, aunque el reciente respiro en la caída podría extenderse por unos meses si la Reserva Federal de Estados Unidos decide no elevar sus tasas de interés en diciembre.

Las monedas de Brasil, Turquía y Sudáfrica mostrarían cierta estabilidad este mes, manteniendo las ganancias recientes, mientras los inversionistas buscan señales sobre el momento en que la Fed ajustará su política monetaria.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, dijo ayer miércoles que un alza de tasas en diciembre sigue siendo una posibilidad, aunque reiteró que la medida dependerá de la solidez de la recuperación de Estados Unidos.

Se espera que el atractivo por activos de menor riesgo retorne en el 2016, lo que impulsará más al dólar, aunque si la Fed decide subir la tasa de fondos federales el mes próximo, eso también podría fortalecer más a la moneda estadounidense.

El real brasileño se debilitaría a más de cuatro unidades por dólar en enero, la lira turca pasaría la barrera de las tres unidades por dólar y el rand sudafricano llegaría a 14 unidades, de acuerdo al sondeo.

Todas estas divisas cayeron a sus menores niveles en varios años en septiembre, y en algunos casos se debilitaron aún más, aunque se afirmaron ligeramente en octubre ante la expectativa de que la Fed retrasaría el endurecimiento de la política.

El dólar avanzaría contra las principales monedas, como el euro y el yen, puesto que los bancos centrales de la zona euro y Japón se inclinan por expandir más la política monetaria en un intento por revivir a sus economías, de acuerdo al sondeo global de divisas elaborado por Reuters.

"Las expectativas de un ajuste de política (de la Fed) son suficientes para crear un ambiente adverso para los mercados emergentes", dijo Gabor Ambrus, estratega de RBS.

Brasil, que sufre su peor recesión en décadas, enfrentaría un retroceso del real hasta mínimos históricos dentro de 12 meses, a 4.12 unidades por dólar. La proyección más pesimista, de Oxford Economics, estima una cotización de 4.60 unidades por dólar dentro de un año.

El banco central brasileño ha sido más activo en sus intervenciones en los mercados de divisas, mientras que se espera que la autoridad monetaria de Sudáfrica eleve la tasa de interés de referencia en 75 puntos básicos a 6.75% el año próximo.

"Seguimos manteniendo una proyección bajista para el real brasileño y podríamos comprar dólares de a poco si la incertidumbre política continúa", escribieron en una nota los estrategas de BofAML.

[email protected]