El dólar cerró en 18.6670 pesos, nivel no visto desde el 9 de agosto del 2018, cuando cerró en 18.6385 unidades por billete verde, según datos del Banco de México.

Desde el pasado 3 de diciembre, cuando se intercambió en 19.5850 pesos por dólar, la moneda mexicana acumula una apreciación de 4.69 por ciento.

“Ha sido toda una combinación de elementos desde finales del año pasado, primero con el cambio del discurso de la Reserva Federal, que si bien no bajó tasas en el mediano plazo, no tiene contempladas alzas”, explicó James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco.

El especialista agregó que esto ha beneficiado a los activos de mayor riesgo; la firma del acuerdo en fase 1 entre Estados Unidos y China es otro factor que impulsa a los mercados, así como la ratificación en el senado estadounidense del T-MEC, sumado a datos económicos positivos en las dos mayores economías del mundo que hablan de una posible mejora en la percepción de la economía.

“Había estado muy fuerte y latente el riesgo de desaceleración global. Esta combinación de elementos que ocurrió desde finales del año pasado y que han seguido a principios del año son los que ayudan a la fortaleza del peso mexicano”, señaló el estratega.

A favor de la divisa mexicana

Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base, destacó que, en el Mercado de Futuros de Chicago, las posiciones especulativas netas a la espera de una apreciación del peso subieron 5.29%, u 8,322 contratos durante la semana comprendida entre el 8 y el 14 de enero, alcanzando un nuevo máximo en registro de 165,640 contratos, cada uno de 500,000 pesos.

“Un aumento de la especulación a favor del peso eleva la probabilidad de que el tipo de cambio continúe su tendencia a la baja hacia el siguiente soporte clave de 18.50 pesos por dólar”, dijo Siller.

Otro factor que explica el repunte en la moneda mexicana es la entrada de divisas estadounidenses a través de la compra de deuda gubernamental local.

En diciembre se registró una entrada de 109,025.61 millones de pesos en flujos de extranjeros en tenencia de deuda del gobierno mexicano, rompiendo seis meses consecutivos de salidas. “Probablemente, parte de la fortaleza del peso observada en las últimas semanas del mes de diciembre se debe a la contribución positiva de estos flujos”, mencionó en un reporte Alejandra Marcos, directora de Análisis de Intercam Casa de Bolsa.

Respecto al impacto en Bolsa de un peso más fuerte, esto depende de varios factores, explicó el especialista de CIBanco.

“Depende del lado que se vea, desde la perspectiva de la deuda, esto les termina beneficiando, pero hay que hacer la suma total, porque pueden estar las ventas en dólares, pero si importas o gran parte de tus insumos son importados, por el contrario, perjudicaría, porque tienes un peso más fuerte”, dijo James Salazar.

El especialista de CIBanco recordó que la mayoría de empresas usa coberturas cambiarias para evitar drásticas fluctuaciones; pero advirtió que estas por lo general no cubren a la totalidad los ingresos o las ventas, “sí es buena estrategia, pero por lo general no abarca todo por el costo del seguro”, dijo.

[email protected]