El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, publicó en sus redes sociales que China tiró el precio de su moneda a un nivel histórico, lo que es manipular su moneda.

Parece que con esa declaración se pasó de una guerra comercial a un conflicto en el terreno de las divisas. La decisión de China de dejar que su yuan se hunda a un nivel no visto en una década significa que un conflicto comercial de ojo por ojo podría transformarse en una guerra de divisas, inyectando volatilidad en los intercambios extranjeros latentes y acumulando presión en los mercados mundiales.

“Ésta es la introducción formal de las monedas en la guerra comercial”, dijo Richard Benson, jefe de inversiones de cartera en el administrador de activos de divisas Millennium Global.

El analista dijo que se había vuelto difícil predecir hacia dónde se dirigían las monedas, y es que el riesgo del golpe que Trump intentaría devolver alentó algunas ventas del dólar.

Beijing permitió el lunes que el yuan rompiera el nivel de 7 por dólar por primera vez en 11 años, una medida vista como una respuesta directa a la escalada del conflicto comercial de Trump, a través de más aranceles.

La voluntad de China de usar su moneda para compensar el impacto de una disputa comercial es de gran importancia simbólica, si no económica,  muestra que Beijing está preparada para usarla como herramienta para responder de manera asimétrica a Trump.

Yuan fuerte

El yuan se fortaleció el martes y la demanda por activos de refugio como el yen descendió, luego de que China pareció tomar acciones dirigidas a estabilizar su moneda tras romper en la sesión previa un umbral clave y desatar una aversión global al riesgo.

El apetito por el riesgo mejoró el martes cuando el Banco Popular de China fijó el rango medio de cotización del yuan para operaciones domésticas en 6.9683 unidades por dólar, por encima de la expectativa de 6.9871 yuanes por dólar, y bajo el umbral sicológico de 7 unidades por dólar.

“La medida de Pekín de establecer un tipo de cambio más fuerte para el yuan ayudó a estabilizar los mercados”, dijo Joe Manimbo, analista de mercado senior de Western Union Business Solutions.

Luego de tres jornadas a la baja, el Índice Dólar subió 0.12% a 97.64 puntos. La racha negativa ahora rota inició cuando los inversionistas se alejaron del dólar por el  anuncio de Trump sobre aranceles contra China.

Peso, con ganancia marginal

El peso cerró con ganancia frente al dólar. El tipo de cambio se ubicó en 19.6040 unidades por billete verde, de acuerdo con el Banco de México. La paridad se movió 1.80 centavos, con una variación de 0.09 por ciento.

Sin noticias internacionales relevantes, el mercado se mantuvo cauteloso. El cruce dólar-peso se movió en un rango amplio de 17 centavos, con un máximo de 19.7106 pesos y un mínimo de 19.5333 unidades por dólar. (Con información de José Antonio Rivera)