A partir de noviembre los inversionistas de fondos pueden acceder a instrumentos de terceros a pesar de que su institución financiera no cuente con los productos que más le atraigan o tengan condiciones atractivas para invertir.

Lo anterior se dio gracias a las modificaciones publicadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en el Diario Oficial de la Federación, con las cuales se cambiaron las normas de los fondos de inversión para fomentar la competencia y beneficiar a los inversionistas por medio de la distribución de fondos de inversión entre diferentes operadores.

Expertos coincidieron en que estos cambios se venían planificando desde hace varios meses y son positivos para los inversionistas, quienes tendrán mayores oportunidades de inversión; aunque, coincidieron en que dicha resolución no obliga a los fondos a llevarla a cabo, sino que lo deja a su consideración.

Alejandro Ritch, director general de Morningstar México, comentó que a pesar de que en México la distribución de fondos lleva aproximadamente 15 años, todavía representa un porcentaje muy pequeño de las operaciones realizadas, además de que la codistribución no era totalmente clara y abierta.

Carlos Tamez, especialista en fondos de inversión en Monex, comentó que el aspecto más relevante de estos cambios es el que habla de la codistribución de los fondos de inversión.

Destacó que dicha codistribución se puede tocar desde dos sentidos: uno, el enfoque desde el beneficio al cliente; y otro: que, al pasar del tiempo, puede reconformar el mercado de fondos.

La posibilidad de que el público inversionista tenga acceso a cualquier fondo de inversión, independientemente de que no tenga contrato directo con el grupo financiero o la operadora que opere equis fondos, es una ventaja para todo el mercado , consideró.

cesar.rodriguez@eleconomista.mx