El presidente de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Emmanuel Ibe Kachikwu, reveló que dos miembros del cártel pidieron una reunión extraordinaria del grupo, que podría ocurrir al inicio de marzo.

Sin embargo, la cita de ninguna manera está formalizada, pues el bloque de países productores del Golfo Pérsico mantiene su posición de que sea el mercado el que regula la producción, el consumo y en consecuencia los precios.

Kachikwu, ministro también de Recursos Naturales de Nigeria, recordó que el cártel de productores había mencionado que si las cotizaciones del crudo caían de 35 dólares el barril se buscaría una reunión de emergencia.

La posibilidad del encuentro surge cuando el Brent del Mar del Norte rompió la barrera de 31 dólares y se ubicó en su apertura de este martes en 30.91 dólares el barril, mientras que el West Texas Intermediate llegaba a 30.64 dólares.

En su 168 cita del pasado diciembre, la OPEP indicó que la extracción y los inventarios de crudo en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) como de fuera de este grupo seguían por encima de su promedio del anterior lustro.

Añadió que el abasto y la demanda petrolera de países de fuera de la OPEP se dirigía a la contracción en este 2016, mientras que la demanda global del energético se esperaba que creciera en 1.3 millones de barriles diarios.

Por esas consideraciones, la OPEP determinó mantener sin cambios sus cuotas de extracción, seguir monitoreando el mercado y reunirse hasta junio de este año.

Arabia Saudita se aferra

The Wall Street Journal indicó que en la misma reunión en Abu Dhabi, donde Kachikwu reveló que al menos dos países del cártel han pedido la reunión, el ministro de Petróleo de los Emiratos Árabes Unidos, Suhail bin Mohammed al-Mazroui, descartó la necesidad de lo que llamó movimientos artificiales .

Recordó que la política del cártel ha sido que el mercado encuentre su balance por sí mismo, política que encabeza de manera firme Arabia Saudita.

Empero, los propios países petroleros del Golfo Pérsico han comenzado a tomar medidas ante la disminución de sus ingresos por la exportación de crudo.

La víspera, Bahrain anunció el alza en 50% de sus precios de combustibles a partir de este martes, decisión que sigue al recorte hecho al principio de este enero de los subsidios que da al diésel y el keroseno.

La propia Arabia Saudita había aumentado el precio de sus combustibles en 50% en diciembre pasado como forma de concretar el recorte a los subsidios a estos productos.

Emiratos Árabes Unidos liberó los precios de los combustibles, mientras Kuwait había reducido sus subsidios al diésel y el keroseno desde inicio del 2015, medida que Omán comenzará a aplicar el próximo viernes 15.

Hasta el momento, solo Venezuela se ha pronunciado de manera clara por la reducción de 5% en las cuotas de extracción de los miembros de la OPEP, pero el grupo indicó que analizaría el tema en junio próximo.