En este periodo, el segundo trimestre de su ejercicio fiscal, la compañía estadounidense ingresó 26,470 millones de dólares, un 8% más que durante el mismo periodo de 2013.

En cuanto a los beneficios por acción, los títulos de Microsoft reportaron a los accionistas 0.71 dólares por título, un 9% menos que durante el mismo periodo del anterior ejercicio fiscal.

Además, en lo que va de año fiscal, la multinacional ha ganado 10,403 millones de dólares, un 11.9% menos que durante los primeros seis meses del año fiscal anterior.

La empresa con sede en Redmond ha justificado los malos resultados por los gastos del plan de reestructuración anunciado en julio del año pasado, así como por el costo del proceso de integración de la división de teléfonos de Nokia, una operación cerrada por de 7,500 millones de dólares. Según Microsoft, ambos factores supusieron un impacto negativo sobre los beneficios por acción de 0.02 dólares.

"Microsoft sigue en transformación, estamos ejecutando nuestras prioridades estratégicas y extendiendo nuestro liderazgo en la computación en nube. Estamos dando pasos firmes en todos los campos de nuestro negocio, y específicamente con Windows 10, para hacer llegar nuevas experiencias, categorías y oportunidades a nuestros clientes", ha asegurado Satya Nadella, consejero delegado de la compañía.

En estos momentos, los títulos de la tecnológica caen un 9.89% en Bolsa, hasta 42.36 dólares, después de unos resultados que no han convencido a los inversores.