La mezcla mexicana cerró con una pérdida marginal de 0.39% con 38.03 dólares respecto a la sesión previa, cotizando en el terreno de los 38 dólares por cuatro jornadas consecutivas.

El nuevo rey de Arabia Saudita, Salman -que accedió al trono el viernes por la mañana tras la muerte de su hermano Abdullah-, mantendría la política de la Organización de Países Exportadores de Petróleo de sostener los niveles de producción para proteger la participación de mercado.

La OPEP anunció en noviembre pasado que mantendría estable la producción en 30 millones de barriles por día, pese a los pedidos de algunos de sus miembros de recortarla para apuntalar los precios y los ingresos.

Stuart Glickman, analista de S&P Capital IQ, dijo que no hay indicios de que la OPEP vaya a recortar su producción pronto. "Es una apuesta calculada a que los productores de petróleo de esquisto en Estados Unidos no pueden soportar el daño de la manera que si puede la OPEP", dijo Glickman. "Y creo que probablemente tengan razón", agregó.

Reportes de un cierre parcial de la refinería de BP en Whiting (Indiana) pesaron sobre los precios del crudo estadounidense, que por la mañana recortaron parte de su descenso tras datos que mostraron un crecimiento en la venta de viviendas en Estados Unidos.

Pero pese a unos pocos indicadores alcistas, el WTI cerró en baja por temores a que el exceso de suministro empeore en el país. Los inventarios de petróleo están en máximos de 80 años para esta época del año, según datos de la Administración de Información de la Energía.

con información de Reuters

frm