La mezcla mexicana de exportación de petróleo cayó 8.45%, a 29.91 dólares por barril, siendo la primera vez que se ubica debajo de los 30 dólares, desde el 26 de diciembre del 2008, cuando se vendió en 26.23 dólares por barril, así lo revelan datos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El crudo mexicano alcanzó su precio más alto el 17 de julio del 2008, cuando se vendió en 132.38 dólares. De esa fecha, la mezcla muestra una reducción de 102.47 dólares, dato equivalente a una caída de 77.4 por ciento.

Los precios del commodity siguen sin encontrar piso, la falta de acuerdos en la última reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para recortar su plataforma de producción, provocó el desplome en las cotizaciones internacionales del crudo, los cuales se encuentran en niveles mínimos en casi siete años.

El petróleo estadounidense de referencia (WTI) cayó 5.8%, y se ubicó en niveles no vistos desde febrero del 2008, al cotizar en 37.65 dólares por barril. Mientras tanto, el crudo Brent del mar del Norte registró una baja de 5.3% y se ubicó en 40.71 dólares por barril, su nivel más bajo desde el 19 de febrero del 2008.

Sobreoferta

Los temores de una sobreoferta de combustible en el mercado, en un entorno de debilidad económica mundial, son el principal factor que merma los precios del combustible.

El fin de semana, en la reunión de la OPEP en Viena, el cartel no llegó a un acuerdo para recortar su producción, por lo que su cuota al mercado permanece en 31.5 millones de barriles diarios.

Ante la cercanía de la próxima reunión de la Reserva Federal, el 16 de diciembre, donde se anticipa un aumento en tasas, la debilidad en los precios del crudo seguirá en el corto plazo.

De acuerdo con Gabriela Siller, directora de Análisis Financiero de Banco Base, además de la sobreoferta de crudo, los petroprecios también se ven afectados por otros factores.

El crudo ha extendido sus pérdidas ante la señal de una producción mundial muy por encima de la demanda. La mayor oferta del hidrocarburo continuará tal vez hasta la próxima reunión de la OPEP, en junio del 2016; adicionalmente, la probabilidad del alza de tasas de referencia en Estados Unidos debilita a los commodities, ya que se vuelven menos atractivos como activo de inversión, al no generar rendimientos , explicó.

El nerviosismo en los precios del crudo arrastró a los mercados financieros, provocó mayor fortaleza del dólar y una caída en las bolsas.

[email protected]