La mezcla mexicana terminó la primera semana del año con una pérdida de 11.40% equivalente a una pérdida de 5.11 dólares respecto al cierre del viernes de la semana pasada.

La mezcla mexicana de exportación cerró nuevamente en 39.70 dólares por barril lo que representó un retroceso del 1.90% respecto al cierre de la jornada anterior.

"El mercado trata de retomar el aliento (...) y estabilizarse tras haber conocido una fuerte baja desde las fiestas de acción de gracias" a fines de noviembre, destacó Gene McGillian, de Tradition Energy.

Las tentativas de suba de precios se deben a movimientos técnicos "iniciados por corredores" que quieren salirse de sus posiciones a pérdida, señaló. Un ligero debilitamiento del dólar también ayudó.

Pero "no podemos decir que la caída terminó", sostuvo.

Los precios siguen aplastados por el excedente de oferta de petróleo en el mundo, destacó McGillian.

"La semana pasada la producción estadounidense estaba justo por debajo de su máximo nivel en 28 años, alcanzado en diciembre pasado. Durante este tiempo Rusia aumentó su producción a niveles jamas vistos desde que se desintegró la URSS", indicaron los analistas del Commerzbank.

con información de AFP

frm