La mezcla mexicana cerró en la jornada del jueves en 48.43 dólares por barril, siendo su séptima jornada a la baja, y con una pérdida de 1.61% respecto al cierre de la jornada del miércoles.

Los inversionistas se vieron alentados por la decisión de la Fed de conservar sus tasas de interés sin cambios para sostener la reactivación y su compromiso de ser "paciente" antes de tomar una decisión.

El mercado además recibió las declaración del ministro saudita del Petróleo, Ali al-Nuaimi, quien afirmó que es "imposible" para su país, el principal productor de la OPEP, reducir su producción de crudo, y consideró que "las fluctuaciones de las cotizaciones en los mercados de materias primas, entre ellas el petróleo, (son) normales".

La OPEP decidió mantener a fines de noviembre su nivel de producción en 30 millones de barriles diarios, lo cual presionó más a la baja al petróleo.

Según operadores, el petróleo también estaba presionado por un reporte de Bloomberg que aseguró que trabajadores portuarios en Nigeria finalizaron una huelga, lo que permitiría que se reanuden los embarques de crudo.

Pero las señales de que los bajos precios están amenazando a la producción futura han dado un respiro a algunos operadores. Los precios del petróleo se negociaron volátiles el miércoles y en las primeras horas del jueves.

con información de Reuters y AFP

frm