La mezcla mexicana cerró en 40.47 dólares por barril, equivalente a una ganancia de 1.0% respecto al cierre de la jornada del miércoles, subiendo dos jornadas consecutivas.

En su último encuentro, el 27 de noviembre, la OPEP decidió no limitar el bombeo pese a los reparos de los miembros que no son del Golfo, después de que el ministro del Petróleo saudita Ali al-Naimi dijo que el grupo tenía que defender su participación de mercado frente al crudo de esquisto estadounidense y otra competencia.

Un delegado de un miembro de la OPEP del Golfo dijo que "no hay posibilidades" de una reconsideración, mientras que otro se refirió a la opinión de que los productores fuera de la OPEP eran los culpables del exceso de suministro.

La producción estadounidense ha aumentado fuertemente desde alrededor de 5 millones de barriles por día para alcanzar un récord de casi 30 años de más de 9 millones de bpd en los últimos seis años, impulsada por el repentino auge de la producción de crudo de esquisto desde Dakota del Norte hasta Texas.

con información de Reuters

frm