El crudo mexicano cayó ayer 8 de septiembre, 7.67% a 35.50 dólares por barril, nivel similar al 30 de junio, arrastrado principalmente por el desplome del WTI que retrocedió más de 7.5% ante el anuncio de Arabia Saudita de recortar sus precios de venta en octubre, y un alza en los casos de Covid-19 en varios países.

“Lo anterior se debe a que concluyó la temporada de verano, lo que trae consigo el mantenimiento de refinerías en Estados Unidos. Asimismo, el mercado sigue absorbiendo el impacto de la decisión de Arabia Saudita de reducir el precio de venta de crudo a compradores asiáticos y se teme que las refinerías chinas no puedan aumentar su demanda por crudo”, explicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

En tanto, durante la sesión el Brent cayó a menos de 40 dólares por barril, su menor nivel desde junio de este año.

Los casos de coronavirus están aumentando en India, Gran Bretaña, España y varias partes de Estados Unidos, donde la tasa de infecciones no se ha logrado controlar durante meses. El repunte podría debilitar la recuperación económica mundial y afectar la demanda de combustible.

Los precios del Brent bajaron 2.23 dólares, o 5.40%, a 39.78 dólares por barril. En tanto, los futuros del crudo estadounidense WTI retrocedieron 3.01 dólares, o 7.57%, a 36.76 dólares.

“La combinación de la caída de Wall Street y el fortalecimiento del dólar pesan sobre las cotizaciones pero existe siempre esa preocupación más general sobre el estado de la demanda”, en momentos en que las compras chinas parecen volverse más lentas, “lo cual asustó al mercado hoy” martes, resumió Matt Smith, de ClipperData.

Ambos referenciales están por debajo de los rangos de negociación que se habían mantenido desde agosto. El Brent cayó por quinto día y ha perdido más de 10% desde fines de agosto.

“Septiembre parece ser un mes de corrección”, comentó por su parte Craig Erlam, analista de Oanda, luego de dos meses de alza progresiva.

Entre la actividad económica alicaída en muchos países y casos de Covid-19 que vuelven a subir y se traducen en la implementación de nuevas restricciones a los desplazamientos, el consumo de crudo permanece lejos de sus niveles anteriores a la pandemia.

Según Weinberg, las reservas mundiales de petróleo están tan llenas en este momento que el mercado tendrá dificultades para absorber el incremento progresivo de producción de la OPEP y sus aliados luego de los recortes decididos para sostener los precios.

El lunes, la gigante petrolera Saudi Aramco recortó los precios oficiales de venta de su crudo liviano Arab a partir de octubre, en una señal de que la demanda podría estar disminuyendo.

“La debilidad de los precios continuó el martes”, dijo Eugen Weinberg, analista de Commerzbank. “Creo que esto es atribuible primero y más que nada a las preocupaciones sobre la demanda”.

Según Banco Base, se prevé que la demanda mundial del energético este año caiga entre 7.9 y 8.5% respecto al 2019. Los requerimientos de petróleo cayeron principalmente en el segundo trimestre del año ante las paralizaciones a la movilidad por la crisis sanitaria del Covid-19 y sus consecuencias económicas.

Prevén menores inventarios

Los inventarios de crudo en EU habrían caído por séptima semana consecutiva y los de productos refinados también habrían descendido, mostró el martes un sondeo preliminar de Reuters.

Seis analistas consultados estimaron, en promedio, que las existencias de crudo habrían bajado en alrededor de 1.1 millones de barriles en la semana terminada el 4 de septiembre.

Los inventarios de crudo descendieron en 9.4 millones de barriles en la semana al 28 de agosto, a 498.4 millones de barriles, en comparación a las expectativas de analistas en un sondeo de Reuters de un retroceso de 1.9 millones de barriles. (Con información de agencias)

termometro.economico@eleconomista.mx