La mezcla mexicana cerró la cotización del miércoles en 38.45 dólares por barril lo que representó una baja de 0.36% respecto al cierre del martes.

La Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos dijo que los inventarios domésticos de crudo aumentaron en casi 9 millones de barriles la semana pasada, para llegar a casi 407 millones, su mayor nivel desde que el Gobierno comenzó a guardar registros en 1982.

Un sondeo de Reuters el martes había anticipado un aumento de poco más de 4 millones de barriles para la semana del 23 de enero. El grupo de la industria Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés) había estimado un crecimiento mucho mayor de casi 13 millones de barriles.

Los precios del petróleo, impulsados por un dólar más bajo en la sesión previa, volvieron a caer luego de que se conocieron los datos de inventarios.

Operadores esperan que los precios del petróleo enfrenten mayores presiones en los próximos días, a pesar de que la EIA reportó datos positivos como una caída de 3 millones de barriles en los inventarios de gasolina y una baja de casi 4 millones de barriles en las existencias de diésel y combustibles para calefacción.

El rápido crecimiento de la producción de esquisto de Estados Unidos ha presionado a los precios del petróleo, que han caído casi un 60.00% desde junio, acelerando sus pérdidas después de que la OPEP decidió no recortar su bombeo en un intento por conservar su cuota de mercado.

Analistas de Goldman Sachs dijeron el martes que esperanque el crudo en Nueva York, también conocido como WTI, permanezca en torno a los 40 dólares por barril en el primer semestre de este año.

con información de Reuters

frm