En la sesión de este lunes el petróleo mexicano de exportación registró una pérdida de 2.15 dólares con relación a la jornada del viernes pasado, y se vendió en 65.13 dólares por barril, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

En opinión de Banco Base, las principales mezclas de petróleo finalizaron la sesión mostrando una corrección a la baja, tras las fuertes ganancias observadas el pasado viernes, cuando la OPEP y sus aliados decidieron intentar alcanzar el cumplimiento total en sus recortes de producción.

Las ganancias observadas durante la jornada del viernes se debieron a que se respetó el techo de producción pactado a finales de 2016, de 32.8 millones de barriles diarios, lo que significaría un regreso de entre 700 y 800,000 barriles diarios de petróleo al mercado, cantidad menor a la propuesta por Rusia de 1.5 millones de barriles diarios.

Si bien la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados sí causará un aumento en la oferta de petróleo a nivel global, la demanda por el hidrocarburo continúa siendo fuerte, mientras que la oferta ha estado disminuyendo y es probable que continúe cayendo.

Lo anterior hace pensar que el precio del WTI y Brent continuarán mostrándose fuertes, aunque es poco probable que superen sus precios máximos anuales de 72.83 y 80.5 dólares por barril, respectivamente, mencionó la institución financiera.

En este contexto, el crudo tipo West Texas Intermediate (WTI) registró un retroceso de 50 centavos para venderse en 68.08 dólares por barril, mientras que el Brent perdió 82 centavos para ofertarse en 74.73 dólares el tonel.