La mezcla mexicana terminó la sesión en 47.04 dólares por barril lo que represento una baja de 2.81% respecto al cierre previo, según la información proporcionada por Pemex.

Tras intentar estabilizarse desde mediados de diciembre, el crudo volvió a caer a niveles mínimos en años a inicios de semana, en un contexto de fuerte preocupación sobre la situación del mercado en 2015.

"Es siempre la misma razón, el superávit de petróleo esperado en relación a la demanda continúa aplastando los precios", explicó John Kilduff, de Again Capital.

Algunos problemas en un terminal petrolero libio, Al Sedra (este), cuyos depósitos se incendiaron a causa de ataques de milicias islámicas, habían sostenido los precios al inicio de la jornada.

Pero la violencia en Libia, un productor clave del norte de Africa, "no es un factor suficientemente poderoso para sostener los precios" ante factores cada vez más bajistas, consideró Kilduff.

con información de AFP