En la jornada de este jueves, el petróleo mexicano de exportación avanzó 1.86 dólares, respecto a la sesión previa, y se cotizó en 64.90 dólares por barril, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

Por su parte, Banco Base señaló que los precios de las principales mezclas de petróleo finalizaron la sesión con fuertes ganancias, ante la expectativa de que la producción de crudo global, principalmente en Venezuela, seguirá disminuyendo.

Indicó que se ha observado un incremento en el spread que existe entre las mezclas tipo West Texas Intermediate y Brent, ya que durante la sesión dicho diferencial alcanzó un máximo de 11.23 dólares por barril, nivel no visto desde inicios de 2015.

Aunque el spread entre ambas mezclas se había ampliado desde que dieron inicio las especulaciones sobre la salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán, dicho diferencial se ha ampliado con el problema de infraestructura en Estados Unidos.

El crecimiento masivo en la producción de petróleo en esa nación ha causado que el crecimiento en la infraestructura de ductos en la cuenca pérmica de Texas haya sido sobrepasado, lo que causa un cuello de botella en el traslado del petróleo a las refinerías o puertos para su exportación, y podría causar que se genere un exceso en la oferta en Estados Unidos hacia los meses de verano.

Ante este escenario, el West Texas Intermediate (WTI) ganó 1.22 dólares y cotizó en 65.95 dólares por barril, mientras que el Brent registró un avance de 1.96 dólares y se vendió en 77.32 dólares el tonel.