La mezcla mexicana perdió 39.77% o 18.08 dólares en 2015 y terminó la última jornada del año en un precio de 27.37 dólares por barril, la cual resultó afectada por la competencia entre los productores de Oriente Medio y los estadounidense que creó un exceso de oferta sin precedentes que puede tardar todo el próximo año en desaparecer.

La mezcla mexicana hilo dos años de pérdidas consecutivas después de que en el 2014 registró una caída de 50.87% al terminar en un precio de 45.45 dólares por barril, según datos de Pemex.

En la jornada del jueves (31 de diciembre) la mezcla terminó en un precio de 27.37 dólares por barril con una ganancia de 1.63% o 0.44 dólares, según datos de Pemex.

NOTICIA: Petróleo inicia 2016 al alza por la tensión entre Irán y Arabia

Sin embargo, ambos referenciales sufrieron caídas anuales de dos dígitos por segundo año consecutivo, luego de que Arabia Saudita y otros miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no consiguieron impulsar los precios del crudo.

Además, el sector del petróleo de esquisto en Estados Unidos volvió a sorprender al mundo con su capacidad para sobrevivir a un desplome de los precios y ofrecer más producción que la prevista.

NOTICIA: Delegado de OPEP estima crudo hasta en 50 dólares

Estados Unidos además tomó la decisión de eliminar una prohibición a la exportación de petróleo que estaba vigente desde hace 40 años, en un reconocimiento del crecimiento que ha tenido el sector.

La perspectiva de corto plazo para los precios del crudo sigue siendo desalentadora. Goldman Sachs ha dicho que se pueden necesitar precios de hasta 20 dólares por barril para restablecer el equilibrio en el mercado.

NOTICIA: Arabia Saudita se alista para caída profunda del crudo

Morgan Stanley dijo en su perspectiva para el próximo año que "las dificultades están creciendo para el mercado de petróleo en el 2016". El banco lo atribuyó al creciente aumento de los suministros globales disponibles, pese a algunos recortes en la producción en compañías de esquisto de Estados Unidos, así como una desaceleración en la demanda.

Con información de Reuters

frm