Los precios del petróleo subieron 2% el lunes, su nivel más alto en más de un año, con la mezcla mexicana de exportación ganando 2.07% o 1.14 dólares, llegando a 56.31 dólares por barril.

El crudo mexicano no había subido a más de 56 dólares por barril desde el 8 de enero del año pasado cuando llegó a 56.12 dólares. En lo que va de febrero ha subido 10.02 por ciento.

En el 2020 el precio de la mezcla terminó en 47.16 dólares por barril y un precio promedio de 35.78 dólares, en comparación con los 49 dólares que se esperaban en los Criterios Generales de Política Económica para el año pasado. Para el 2021 el promedio fijado por el gobierno federal es de 42.1 dólares por barril.

El Brent del mar del Norte superó los 60 dólares por barril, impulsado por los recortes de oferta entre los principales productores y las esperanzas de nuevas medidas de estímulo en Estados Unidos.

El crudo Brent cerró con un alza de 1.22 dólares, o 2.06%, a 60.56 dólares el barril, mientras que el West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) ganó 1.12 dólares, o 1.97%, a 57.97 dólares el barril. Ambos contratos estaban en sus niveles más altos desde enero de 2020.

"Superar de nuevo los 60 dólares hace pensar que el mercado está resurgiendo efectivamente tras la larga lucha y tomando un respiro apropiado", dijo Paola Rodríguez Masiu, de Rystad Energy. "Ofrece una sensación de normalidad otra vez".

El Brent y el WTI han subido más de 60% desde noviembre. El optimismo en torno a la distribución de las vacunas contra el coronavirus, así como los recortes de producción de la OPEP+ han impulsado los precios.

"Parece haber un cambio de paradigma en el mercado", dijo Phil Flynn, de Price Futures Group. "Hay una sensación de que el exceso de suministro petrolero está desapareciendo más rápido de lo que nadie consideraba posible".

Arabia Saudita prometió recortes extras de suministro en febrero y marzo, tras las reducciones de otros miembros de la OPEP y sus aliados.

Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base dijo que los riesgos en el mercado siguen latentes, pues los precios elevados pueden llevar a que los productores shale de Estados Unidos aumenten su producción, porque les genera mejores márgenes. (Con información de Reuters)

termometro.economico@eleconomista.mx