La mezcla mexicana perdió 1.21% o 0.33 dólares en la primera jornada del año y cayó a un precio de 27.04 dólares, según datos de Pemex, y retrocedió en línea con los precios internacionales del WTI y el Brent.

Los precios del crudo cayeron el lunes, en una volátil sesión que vio un aumento de más del 4.00% generado por las tensiones en Oriente Medio hasta que esas ganancias fueron borradas por la preocupación acerca de la desaceleración del crecimiento global y la caída de los mercados bursátiles.

NOTICIA: Fin al monopolio de Pemex en logística de hidrocarburos

Datos de la firma de análisis de mercado Genscape, que mostraron un alza de más de 480,000 barriles en los inventarios en Cushing, Oklahoma, el punto de entrega de los contratos en Estados Unidos, también afectaron a la confianza, dijeron operadores que tuvieron acceso al reporte.

Los mercados de acciones globales caían después de que un hundimiento del 7.00% en las bolsas chinas, provocado por los débiles datos económicos del país asiático, reavivaron las preocupaciones sobre el crecimiento global. Los índices bursátiles estadounidenses perdían más del 2.00%, cediendo el Dow Jones más de 400 puntos.

NOTICIA: Crece disputa por contratos entre Pemex y gasolineros

Más temprano en la sesión, el crudo había subido tras la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Arabia Saudita e Irán, situación que algunos analistas especularon con que podría desembocar en restricciones de los suministros desde Oriente Medio.

Estudios realizados en China mostraron que la actividad fabril en la segunda mayor economía mundial se contrajo con fuerza en diciembre, provocando una caída del 7.00% de los mercados bursátiles de ese país y obligando a suspender las operaciones.

NOTICIA: Crudo mexicano gana 3.35% y se queda en 27.80 dólares

La disputa entre Arabia Saudita e Irán se produce en momentos en que Teherán, que cuenta con una de las mayores reservas probadas de crudo, espera incrementar sus exportaciones cuando se levanten las sanciones económicas que enfrenta por su polémico programa nuclear.

Irán planea elevar su producción en medio millón de barriles por día (bpd), hasta 1 millón de bpd, tras el fin de las sanciones.

Con información de Reuters

frm